METROHM DROPSENS INVESTIGA EL USO DEL GRAFENO PARA CONTROLAR EL ESTADO DE SALUD DURANTE LA PRÁCTICA DEPORTIVA

La empresa, instalada en el Parque Tecnológico de Asturias, colabora con Nokia y otras siete compañías en el proyecto europeo Graphene Flagship

En el marco del proyecto europeo Graphene Flagship, la empresa Metrohm Dropsens diseña sensores destinados a su incorporación en wearables (pulseras, relojes o incluso ropa), aprovechando la alta conductividad eléctrica del grafeno, que permite fabricar receptores más estables y sensibles. Estos sensores serán capaces de medir parámetros químicos a partir de su contacto con el sudor, lo que, por ejemplo, durante una actividad deportiva, permitiría controlar el nivel de glucosa, cloruro o lactato.

La incorporación de la compañía al proyecto Graphene Flaship que es, junto con Human Brain Project, el buque insignia de la Comisión Europea para el futuro y la tecnología emergente (FET), ha sido posible gracias a su experiencia en el desarrollo tanto de sensores basados en el uso de grafeno como de dispositivos electrónicos miniaturizados capaces de realizar medidas in situ en tiempo real.

El macroproyecto cuenta con un presupuesto global de mil millones de Euros y su consorcio central está formado por más de 150 grupos de investigación académica e industrial repartidos en 23 países, de los cuales 24 son instituciones o empresas españolas. Con la misión de abordar los grandes desafíos científicos y tecnológicos de la era a través de la investigación y el desarrollo multidisciplinarios a largo plazo, representa una nueva forma de investigación conjunta a una escala sin precedentes, formando la mayor iniciativa de investigación de Europa integrada por seis divisiones con un total de 20 paquetes de trabajo.

El objetivo principal del paquete de trabajo en el que participa Metrohm Dropsens, junto con Nokia y otras siete empresas, es el desarrollo de nuevas plataformas sensóricas sobre sustratos flexibles y/o el desarrollo de sensores que puedan ser integrados en pulseras, relojes o ropa. Con ello se pretende complementar los dispositivos que miden el ritmo cardiaco, con sensores que midan parámetros químicos en sudor como pueden ser glucosa, lactato y cloruros, cuyo control durante la realización de ejercicio físico es de suma importancia para evaluar el estado de salud del deportista.

Dropsens que nació como spin-off universitario apoyado por CEEI Asturias, y fue posteriormente participada por la multinacional suiza Metrohm, se dedica a la fabricación y diseño de electrodos serigrafiados y equipos de medida portátiles y lleva cinco años involucrada en proyectos regionales para estudiar las posibilidades del grafeno con el respaldo financiero del IDEPA.

                                                      

Sensor de lactato en sustrato flexible                                  Electrodo serigrafiado sobre sustrato plástico

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros para obtener información estadística sobre las visitas recibidas y para permitirle compartir los contenidos en redes sociales. Si continúa navegando, nos dará su consentimiento para el uso de las mencionadas cookies y aceptará nuestra política de cookies (haga click en el enlace para consultar más información al respecto). ACEPTAR

Aviso de cookies